Elementos a tener en cuenta en una instalación

 

 

La instalación de una chimenea, incluso en sus variantes más complejas, se compone de tres sistemas independientes:

 

- El sistema de suministro de aire fresco para la combustión y ventilación (aireadores y rejillas).

- El sistema de distribución de aire caliente,  gravitacionales o mecánicos (conductos para distribuir el aire caliente y ventilador).

- El sistema de extracción de humos de chimeneas (conductos para evacuación de humos, radiador, remates especiales para chimeneas y detector de monóxido de carbono).

 

- El sistema de suministro de aire fresco para la combustión y ventilación.

Su principal objetivo es proporcionar a la chimenea el aire fresco necesario para la combustión. Esta función es muy importante, especialmente en edificios con un buen nivel de aislamiento, donde está limitado el acceso de aire fresco del  exterior. Para el proceso de combustión, se necesita una gran cantidad de aire fresco.

En las chimeneas con cámara cerrada, para la combustión completa de un 1kg de madera se requieren 8 m3 de aire.  Por tanto, es necesario el suministro de aire fresco para el proceso de combustión. Ello se consigue con los aireadores.

En casos extremos, cuando no hay suministro de aire adecuado, el uso de chimeneas pueden tener efectos peligrosos para la vida y la salud, como la inhalación de los gases de conductos de extracción de humos.

Un sistema adecuado de suministro de aire fresco no sólo permite la aportación necesaria para la combustión, sino que también inicia el proceso de mezcal de aire muy seco de la chimenea con el aire fresco y frío del exterior.

 

 

- El sistema de distribución de aire caliente.

Se trata de un sistema compuesto de conductos y ventilador que distribuye el aire caliente de la chimenea (en el proceso de convección) para otras estancias. El sistema puede ser de tipo natural (flotabilidad gravitatoria de aire) o de tipo mecánico (apoyada por ventilador).

Con el fin de optimizar el calor generado por la combustión de la madera, se puede conducir el aire caliente a otras habitaciones de manera gravitacional o mecánica.

Para recorridos cortos (3-4 m) y habitaciones pequeñas se podría utilizar el sistema gravitacional.  A mayores distancias la gravedad del flujo de aire es insuficiente. El aire caliente no llegará a la estancia o su velocidad será demasiado pequeña.

Para grandes distancias (más de 3-4 m) se recomienda utilizar el sistema mecánico (a través de un ventilador).

El aire caliente se distribuirá a través de los conductos (tubería flexible aislada o rígida) y rejillas (recomendable que sean regulables en estancias).

 

 

 

- El sistema de extracción de humos de la chimenea.

Los conductos para evacuación de humos en acero inoxidable (chimenea modular aislada o en inox simple) proporcionan una resistencia a la temperatura y a los ácidos, que son un componente elemental de los humos.

El radiador en el conducto de extracción de humos puede servir como una fuente adicional de calentamiento de aire en el sistema de distribución de aire caliente.

Un accesorio importante en la evacuación de humos de la chimenea es la terminación o remate final.  Se recomienda colocar terminaciones o remates que favorezcan el tiro en las chimeneas y eviten la entrada de agua de lluvia en el conducto.

Una mala elección de la terminación de la chimenea puede provocar revoques de humos.

También es recomendable colocar junto a la chimenea un detector de monóxido de carbono. Es un aparato que detecta a través de un sensor si hay exceso de monóxido de carbono en la estancia, provocado fundamentalmente por revoques importantes de humo.  En tal caso el aparato generará pitidos en señal de alarma para airear la estancia de forma urgente.

 

 

 

 

ELEMENTOS EN UNA INSTALACIÓN TIPO DE CHIMENEA

 

 

La campana de la chimenea se puede dividir en varias cámaras separadas:

 

Primera cámara. Lugar donde se encuentran situados los siguientes elementos:

Conductos para evacuación de humos. La temperatura del conducto de extracción de humos pueden alcanzar hasta 500º C.

Radiador. Con el fin de aumentar la eficacia en la distribución de calor se puede colocar “un radiador” o una tubería con el radiador. Sirve como una fuente adicional de calor de aire en la campana. Este accesorio se colocaría encima del tubo de inox simple, que estará situado dentro de la campana.

Humidificador especial para chimeneas. Impide que el aire se reseque demasiado y así generar un ambiente más saludable y confortable. Este accesorio se coloca  en las chimeneas que tengan ventiladores. Dicho humidificador se colocaría en la salida del ventilador del insertable y provocará que el aire caliente (muy seco de por sí) tenga un mayor porcentaje de humedad.

Rejillas.  El aire caliente es distribuido en la propia estancia o en otras a través de las rejillas.

 

Segunda cámara.  Es un habitáculo de descompresión, cuya función es aislar El techo de la campana de la primera cámara de la chimenea. Se deben montar 2 rejillas colocadas asimétricamente en los lados opuestos de la campana con el fin de permitir la circulación de aire y el proceso de enfriamiento del techo.