Cómo funciona la ventilación en las viviendas

 

La ventilación es el proceso de eliminar el aire contaminado de las habitaciones de la vivienda y sustituirlo por aire fresco y renovado en su lugar. La ventilación es necesaria porque el aire en todas las habitaciones está constantemente contaminado por ácaros, partículas en suspensión procedentes de productos usados en el hogar, químicos, exceso de CO2 por el mero hecho de respirar..

 

El tipo de ventilación más común en edificios residenciales en España, que se ha utilizado durante muchos años hasta la entrada en vigor hace pocos años de la ventilación mecánica controlada para nuevas edificaciones, es la ventilación natural.

 

La fuerza impulsora detrás de la ventilación natural es la diferencia en la densidad del aire frío del exterior y  el aire cálido del interior. El aire caliente del interior del edificio tiene una densidad menor que el aire frío del exterior. El gas más ligero se eleva por encima del gas más pesado, lo que hace que el aire caliente "escape" a través de las rejillas de los baños y cocina hacia el exterior del edificio.

 

El aire frío del exterior entra en las habitaciones a través de  holguras en las persianas de las ventanas o por entradas de aire a través de rejillas o dispositivos. Después de mezclarse con el aire de la habitación y calentarlo, sale de la habitación junto con los contaminantes, circula por el resto de habitaciones de la vivienda y se evacua a través de las rejillas de los baños y cocina.

 

El sistema de ventilación natural no siempre funciona correctamente. Un inconveniente en este sistema es la dependencia de su eficacia de las condiciones exteriores del edificio. En invierno, cuando la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior del edificio es grande, la ventilación funciona de manera eficiente. La ventilación natural solo puede funcionar correctamente cuando la temperatura exterior es mucho más baja que dentro del edificio. Con una pequeña diferencia de temperatura, el empuje puede ser demasiado bajo para ser efectivo. En casos extremos, la dirección del flujo de aire a través de los conductos de ventilación puede incluso invertirse. En verano, la ventilación natural suele funcionar mal ya que la temperatura dentro y fuera del edificio es la misma, por lo que la ventilación natural por gravedad prácticamente no funciona.

 

Los efectos más visibles de una deficiente ventilación son:

- aparición de hongos y moho en dinteles, marcos de ventanas, en las esquinas de las habitaciones, detrás de los muebles, en el baño..

- ventanas empañadas

- condensación en superficies y objetos fríos de la pared

- hinchazón de muebles y suelos de madera

- Olores desagradables

- malestar - dolor de cabeza y mareos, fatiga, irritación de la mucosa nasal, irritación de garganta, irritación de la piel, alergias...

 

La solución más sencilla, eficiente y económica para mejorar la ventilación y extracción en comunidades de vecinos antiguas con problemas persistentes en las ventilaciones es sustituir los terminales convencionales de hormigón de los shunts de ventilaciones y campanas por extractores dinámicos “Turbovent”.

 

 

 

 

Los extractores eólicos giratorios “Turbovent” son dispositivos que, de una manera dinámica, utilizan la fuerza del viento para aumentar el tiro de la chimenea. En ventilaciones mejoran la evacuación de gases procedentes de baños y cocinas, evitan revocos de humos, incrementan el tiro en las chimeneas y eliminan malos olores. Es una solución colectiva a los problemas de olores comunitarios.

 

Además, como diferenciación de nuestro producto con otros que hay en el mercado, nuestros extractores eólicos giratorios “Turbovent” están homologados con marcado CE (los únicos en España), con lo que dan máximas garantías de durabilidad y funcionamiento. Tienen garantía de 2 años y están testados para resistir a vientos de al menos 110 km/h.

 

<< PULSAR AQUI PARA AMPLIAR INFORMACION DE LOS EXTRACTORES EOLICOS TURBOVENT >>